martes, 18 de junio de 2013

¿Cuánta gente va ir a votar a la primaria?

Junio-2013
El número de participantes en las primarias presidenciales del 30 de junio es una incógnita que políticos ni analistas han querido dilucidar. Hay, por tanto, una completa incertidumbre. Lo que más se ha visto en estos días son pronósticos en torno a las cifras que permitirían hablar de una primaria exitosa o fracasada a nivel global o de cada pacto en particular.

En lo que sigue, intentaré hacer una proyección –a modo de hipótesis- de la convocatoria que puede tener la primaria. Los datos que se usan para este análisis son la participación en las primarias realizadas en Chile desde 1993 y las cifras de abstención manifestadas en las últimas municipales cuando se inaugura la inscripción automática y el voto voluntario.

La primera primaria realizada en Chile fue en mayo de 1993 y enfrentó a Frei y Lagos con el objetivo se elegir al candidato presidencial  de la Concertación. Fue un evento cerrado a “adherentes y militantes” con un universo electoral de 608.569 electores. De ese total, los votos emitidos llegaron a 388.018. A su vez, el total de válidos llega los 385.733 electores.

La cifra de votos emitidos –similar a los votos válidos- representa el 4,8% del padrón electoral nacional, el 5,2% de los votos emitidos a nivel país y el 9,6% de la votación de Frei. Si analizamos los datos en función del universo habilitado para la primaria –que supera los 600 mil electores-  vemos que esa cifra representa el 7,5% del total de los inscritos a nivel nacional. Sin embargo, a la primara sólo concurre el 64% de los habilitados.

La primaria Zaldívar-Lagos realizada en mayo de 1999 es la que más electores ha convocado.  Se trata, de una primaria abierta y ciudadana que tuvo una participación -en votos válidos- de 1.386.326 electores. Una cifra que representa el 17,1% del padrón electoral nacional, el 19,1% de los votos emitidos a nivel país y el 41% de la votación de Lagos en primera vuelta y el 37% en la segunda vuelta.

La primaria de abril del 2009 entre Frei y Gómez fue abierta y ciudadana. Sin embargo, la modalidad indica que se realizará por zonas –según regiones- y en días distintos. No obstante, sólo se realizó en la Región de O’Higgins y Maule. Los votos válidos llegaron a los 61.843; que representa el 0,75% del padrón electoral del país y el 6,3% del total de los inscritos a nivel regional. La votación de la primaria –regional- representa el 0,86% de los votos emitidos a nivel nacional y el 7% de los emitidos a nivel regional.

En relación a la votación de Frei a nivel nacional en la primera y segunda vuelta, la participación en la primaria representa el 3% y el 1,9% respectivamente. En relación a la votación de Frei a nivel regional en la primera y segunda vuelta, la participación en la primaria representa el 19,5% y el   13,9% respectivamente.

La referencia más cercana es la primaria municipal del 2012; en la que los votos válidos alcanzan los 313.817 electores para 148 comunas. La cifra representa el 2,3% del padrón electoral, el 5,4% de los votos emitidos y el 13% de la votación en alcaldes de la Concertación y el PC.

¿Qué dicen estos datos?
Lo primero que surge, es que no hay un patrón regular de participación en las primarias -según total de inscritos, total de habilitados, total de emitidos y votación del candidato elegido en primaria- que nos permita hacer proyecciones claras y confiables.

No obstante, la Concertación –en función de los datos presentados- no puede llevar menos de lo que convocó en las pasadas municipales y lo que ha convocado en primarias presidenciales anteriores –incluida la del 2009-. Dadas las características de la coyuntura, debe, a lo menos, tener una votación de 600 mil electores.  A ello, hay que sumarle el aporte que debe llegar del PC, de la Izquierda ciudadana, del MAS y de los ciudadanos independientes.  En lo grueso, y a modo de hipótesis, planteo que la oposición debería convocar en torno a los 800 mil y un millón de electores.

A esta cifra, hay que agregar la convocatoria del oficialismo. No hay datos que permitan hacer proyecciones. No obstante, del propio sector, surge la cifra de 400.000 electores.

En consecuencia, la participación en la primaria presidencial del 30 de junio puede alcanzar una cifra que oscila en torno a 1.2 y 1.4 millones electores.

Esta cifra, la podemos complementar con la participación electoral de las municipales del 2012. En dicha elección votó un total de 5.8 millones de electores. En esta primaria –dadas, las características de la coyuntura-, no va votar más del 50% de ese total; es decir, 2.9 millones. Si, vota el 40% del total de los que lo hicieron en la municipal, la cifra llegaría a 2.3 millones. Si, vota el 30%, la cifra llegaría a 1.7 millones. Si, vota el 20%, la cifra llegaría 1.2 millones -1.160.000 electores-. Si, vota el 10%, la cifra llegaría a los 580.000 electores.

Estimo, por tanto, que votara en esta primaria una cifra que oscila entre el 20% y el 30% de los que votaron en octubre; es decir, entre 1.2 y 1.7 millones. 

Ahora, sólo queda por observar cómo se va manifestar en esta primaria la crisis actual de la política; que he llamado la “crisis del triple pack”: participación, representación y legitimidad.