domingo, 31 de julio de 2011

Pinochet, Lavín y la Revolución Silenciosa.

Marzo-2010
Escribí este artículo en Marzo del 2010 cuando Joaquín Lavín era nombrado Ministro de Educación.

La historia cambia y las personas también. La vida, de hecho, es un constante cambio y una permanente transformación. Todo cambia, todos cambiamos. Sobre ese supuesto hago la siguiente pregunta  ¿Lavín –el actual Minsitro de Educación-, cambio su visión neoliberal que tenía hacia finales del régimen militar cuando en 1987 escribió la Revolución Silenciosa?

A mi entender, el Lavín de fines de los ochenta (es decir, el Lavín pinochetista) es distinto que el de hoy (el Lavín tecno-populista). En estos últimos 20 años, Lavín ha vivido muchas cosas en su vida política como para no haber tenido algunas transformaciones. No tengo duda de que no puede ser el mismo; candidato al parlamento derrotado dos veces (a diputado y senador), alcalde electo dos veces (Las Condes, Santiago), dos candidaturas presidenciales derrotadas y hoy Ministro de Educación. Y decía, que no era político. No puede ser el mismo. ¿Qué creen ustedes?

Políticamente es otro. Económicamente es el mismo. Sólo, que legitima más que antes la acción del Estado. A mi entender, sigue siendo neoliberal igual que antes. Entonces, ¿cómo se expresa esa visión del mundo y de la economía en la educación pública?

Yo creo, que al gobierno ni al Ministro le interesa que la educación pública sea de buena calidad a nivel masivo; ni menos gratis. De hecho, una de las consecuencias de esta situación es el programa de “colegios públicos de excelencia” que plantea el Programa de Piñera y que tiene como objetivo no sólo elitizar a un sector de alumnos del sector público, sino también reproducir la municipalización y el actual modelo educativo chileno. A mi entender,  la privatización va seguir en lo esencial; tal cual hoy. De hecho, podría profundizarse la privatización en la medida en que siga la educación municipal siga desprestigiándose y debilitándose.

Sin duda, es una problemática ideológica en la cual el mercado juega un rol fundamental en las grandes decisiones de individuos racionales. La educación, en ese marco es un negocio que se rige por el mercado; es decir, por el capital.

¿Qué pensaba Lavín hacia finales de los ’80 cuando escribió ese best seller?

El análisis de “La revolución silenciosa” comienza con la idea-concepto de revolución. No se trata de analizar y teorizar en torno a la revolución o a las revoluciones, sino poner atención en el uso que hace del concepto. La idea central del texto es mostrar empíricamente los cambios que han ocurrido en Chile durante el régimen militar, en el plano económico, político y cultural. Lo interesante, es observar que dichos cambios y transformaciones han sido de tal magnitud que pueden y deben describirse sin complejos como de revolucionarias. Primera paradoja, la revolución no la hizo la Unidad Popular; si no, Pinochet y sus apoyos civiles –entre ellos, Lavín-.

La idea de que fue una transformación silenciosa es otra curiosidad semántica que no quiero dejar pasar. Del texto, se infiere que Lavín habla de “silenciosa” en el sentido de que esos cambios ocurrían independientemente de la gente y de la posibilidad de hacerlos consciente por el sentido común. Todo un país en silencio que observa con disimulo y miedo como su escenario diario de acción se transforma de modo revolucionario. Una especie de parto con mucha sangre.

Lavín comienza con la constatación de que “durante la última década Chile ha experimentado cambios profundos, transformaciones que están modificando la forma en que la nuevas generaciones … viven, piensan, estudian, trabajan y descansan. La manera en que se visten, los alimentos que adquieren, la forma en que distribuyen su tiempo libre … Todo está cambiando … Estas transformaciones son consecuencia de tres factores principales : a) el dramático cambio experimentado por la economía mundial … debido a un sorprendente desarrollo tecnológico; b) una política deliberada de integración con el mundo, iniciada en 1975… que amplio el horizonte de los chilenos al otorgarles acceso a información, tecnología y bienes de consumo que hasta entonces sólo conocían por sus escasos viajes al exterior; y c) un ambiente que ha favorecido la iniciativa individual … y la capacidad empresarial”.

Ninguna novedad. Son variados los trabajos que dan cuenta de los cambios ocurridos bajo el pinochetismo; sobre todo, aquéllos que tienen que ver con el campo económico en la perspectiva liberalizadora y neoliberal.

Los cambios se observan en las más diversas situaciones de la vida nacional. Desde principio a fin el libro muestra ejemplos y situaciones concretas de cómo el país y los chilenos han cambiado entre los setenta y finales de los ochenta. Todos esos cambios se observan en diez tendencias.

La integración con el mundo se refiere al aumento del intercambio comercial y los efectos sobre el consumo interno expresado en más autos y más televisores o en que podamos “ver Pelotón… casi simultáneamente con la audiencia norteamericana”. Del mismo modo, mientras antes las modas llegan con cierta demora -caso minifaldas- la “revolución en el vestir”  contribuye para que las modas lleguen rápidamente.

Hecho en Chile dice relación al aumento de la capacidad exportadora de la empresa chilena expresada en el aumento de la cantidad de productos vendidos al exterior.

Como tercera tendencia surgen los “nuevos polos de desarrollo”, es decir, la creación de centros productivos especializados como la uva, la madera, los kiwis o los salmones.

“El chileno informado” es otro rasgo de esta nueva sociedad. De hecho, los individuos del nuevo orden tienen acceso a mayor cantidad y variedad de información que durante la época anterior; sobre todo a nivel económico. Lavín escribe que “la existencia de chilenos mejor informados… y con más conocimientos de la realidad económica, constituye parte importante de esta revolución silenciosa”.

La racionalización e internacionalización de la actividad empresarial y el acercamiento del gobierno –aparato público- a la gente son otras dos tendencias de las transformaciones pinochetistas. Como séptima característica se encuentra la “clientización de la economía”; es decir, la puesta en marcha de estrategias orientadas al cliente en un contexto de mercados altamente segmentados y competitivos. Se trata, en definitiva, de poner en práctica acciones orientadas a satisfacer al cliente en todos aquéllos aspectos que faciliten y conviertan en algo agradable –placentero- el proceso de la compra.
Los nuevos negocios del sector privado –salud, pensiones, educación- y la profesionalización del combate contra la pobreza son otras dos tendencias del nuevo Chile.

En último lugar, encontramos el hecho de que en esta nueva realidad las opciones de los individuos son mayores que antaño. En efecto, ahora no sólo hay más marcas de autos, más programas de televisión, más opciones educacionales o de atención médica, sino también más productos y ofertas de todo tipo. Somos, en definitiva, una sociedad de “opciones múltiples”.

El libro está lleno de ejemplos que ilustran la gran transformación ocurrida en cada una de las tendencias mencionadas. En lo que sigue voy a poner atención sólo en aquéllos aspectos de la “revolución silenciosa” que se vinculan de modo directo con la sociedad de consumo a la chilena que emerge durante el régimen militar y se consolida con los gobiernos de la concertación democrática.

La sociedad que emerge con la “revolución silenciosa” es, sin duda, la sociedad de consumo y moderna que caracteriza el estilo de vida de los países centrales del capitalismo de punta –Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, etc.-. Eso es, justamente, lo que ha ocurrido en Chile. Pero, no olvidemos que en esas sociedades la educación pública es gratis y alta calidad a nivel básico, medio y universitario.

En la sociedad que “Lavín quiere para Chile” aparece el consumidor en toda su magnificencia. En todo su esplendor. En efecto, la transformación de Chile ve nacer a un actor de gran relevancia; el consumidor. Ya no se trata de individuos que consumen lo mínimo e incluso un poco más –en el marco de una economía cerrada-, sino de sujetos históricos que constituyen un poder de compra y decisión que puede terminar finalmente estrangulando una economía por el sólo hecho de negarse a consumir y comprar. La demanda-oferta educacional es parte de este circuito.

En esa dirección escribe que “en pocos años, la necesidad de atraer clientes… ha cambiado la forma en que los chilenos compran… A través de los servicios… la revolución silenciosa se ha masificado… con la opción de elegir entre miles de productos distintos … las compras en el supermercado se han transformado, para la familia, en un verdadero paseo … Es probable que a la entrada del establecimiento una banda de músicos entretenga a los niños, los que jugarán también en aparatos eléctricos o tendrán la posibilidad de darle la mano al ratón Mickey, al Pato Donald o a otros personajes … el padre podrá probar los licores, papas fritas o numerosos otros productos”.

Se observa, por tanto, que las empresas en un mercado altamente competitivo deben realizar todos los esfuerzos con el fin de que cada cliente y consumir realicé su proceso de compra de la manera más agradable posible. En efecto, lo sustancial del asunto es que hay que vender. Cada empresa, por tanto, pone en marcha dispositivos que buscan que tal o cual consumidor compré; lo que Lavín llama la “clientización de la economía”. Las Universidades y los colegios son parte de esa lógica.

En ese escenario, los alumnos y sus familias son clientes que demandan servicios educacionales; en definitiva, títulos y esperanzas de un futuro mejor.

¿Ese es el Chile que Lavín sueña/quiere? Por lo menos hace veinte años. Ha cambiado. Y si no, ¿qué pasará con la educación pública?  Que cada uno juzgue.

Los estudiantes lo hicieron en el 2001, en el 2006 y ahora en el 2011. Lavín ya no es Ministro de Educación. En lo sustancial todo sigue igual.

Comentarios y aportes al "Chile 2030 de Lagos"

Abril-2011
Lo que he intentado hacer en este “documento base” es construir un diálogo con la invitación que hace Lagos en su Chile 2030. A través de su lectura no sólo he ido tratando de entender lo que el ex Presidente nos plantea (en términos económicos y políticos), sino también he ido comentando y criticando los contenidos del texto que me parecen debatibles, y a la vez, planteando lo que me parece debiera ser el Chile 2030 que yo quiero. 


En esta sección, planteare y reforzare lo que me parece debiera ser el Chile justo, inclusivo, solidario y desarrollado que queremos. Usare, para estos fines, los siete desafíos que el ex Presidente nos plantea.

1. Democracia 2.0
Los grandes desafíos que hay que enfrentar para avanzar hacia el desarrollo inclusivo son, principalmente, políticos. A lo largo del texto se repite que se trata de desafíos que requieren de un acuerdo nacional amplio. Son, sin duda, políticas de Estado que requieren de acuerdos políticos transversales.

La política es la instancia en que se define el futuro y el orden social. De ese modo, construir un país desarrollado implica acción política. Por ello, para lograr los otros desafíos (educación, salud, política energética, reforma tributaria, ciudades amigables y sociedad de garantías) se requiere acción y acuerdo político.

Aquí, el primer problema. En efecto, se requiere una correlación de fuerzas que permita y haga posible impulsar los desafíos para el desarrollo. En el marco del sistema binominal lograr esas metas es casi imposible. Sin embargo, independientemente del sistema electoral (incluso, en el marco de uno proporcional) se requiere un consenso amplio que convoque a distintos sectores. Eso, le dará fuerza y legitimidad al cambio.

a). La profundización democrática implica pasar de la representación a la participación. Lo primero, es sincerar la representación. Ello, requiere pasar del sistema electoral binominal a uno proporcional.

b). La democracia para fortalecerse y legitimarse debe incorporar la mayor cantidad de ciudadanos posible. Ello, se logra con la inscripción automática y voto obligatorio. Junto a esos cambios hay que abrir el proceso electoral para los chilenos en el exterior. Estos temas son parte del debate del Chile actual.

c. La democracia chilena debe debilitar el fuerte presidencialismo. Para ese objetivo, hay que avanzar hacia c.a) un régimen político semi-presidencial, c.b) la elección popular de Intendentes y Gobernadores y c.c) Descentralización del país. Estados federales.

d. Implementación de parlamentos regionales de elección popular que superen la actual forma de elegir a los Core,

e. Mecanismos para convocar a plebiscitos locales, regionales y nacionales.

f. Reemplazo democrático de las autoridades que por determinados motivos no puedan seguir ejerciendo su función.

g. Congreso Unicameral.

h. Sistema de primarias abiertas y no excluyentes para elegir candidatos.

i. Ampliación Sistema de alta dirección pública para cargos técnicos y administrativos. A todo nivel del Estado.

j. Evaluación técnica de la implementación de las políticas públicas.

k. Transparentar la relación política y dinero. Regular lobby.

l. Crear mecanismos de interlocución entre sociedad política y mundo social.

m. Democratización de los medios de comunicación fomentando canales y radios comunales.

n. Fomentar diálogos ciudadanos que generen contenidos con fuerte vinculación con la decisiones de políticas.

ñ. Nueva Constitución como resultado de un amplio diálogo ciudadano (asamblea ciudadana).

2. Revolución Educacional
Una sociedad desarrollada e inclusiva requiere de un sistema educacional de calidad para todos. No queremos liceos públicos de excelencia que genera exclusión y reproduce la brecha entre educación pública y privada. Quiero, para Chile, educación pública de excelencia para todos. Esto implica.

a. Calidad educacional para todos.
b. Profesores de calidad en permanente perfeccionamiento.
c. Infraestructura educacional de alto nivel.
d. Implementación de tecnología en el proceso educativo a todo nivel.
e. Formación holística y no economicista.
f. Inglés desde la primera infancia.
g. Vincular fuertemente educación, conocimiento y actividad productiva.
h. Formación técnico-profesional de calidad.
i. Educación superior en función de la lógica productiva y no por criterios de mercado.
j. Formación pre-escolar de calidad para todos. Dese antes de pre kínder.
k. Fomento a la investigación científica y tecnológica.

3. Sociedad de Garantías
Una sociedad desarrollada debe ser, a la vez, solidaria. Para ello, es fundamental asegurar una calidad de vida mínima para sus miembros. Ello implica:

a. Educación para todos.
b. Salud digna, eficiente y rápida para todos. Sistema público de calidad.
c. Recreación y uso del tiempo libre al alcance de todos.
d. Acceso a la cultura y conocimientos universales para todos.
e. Sistema digno de pensiones.
f.  Viviendas dignas y de fácil acceso para todos. Un casa asegurada para cada hogar de Chile. No más allegados.
g. Sistema penal justo para todos. Ello, implica cárceles dignas para los reclusos. El sistema oral en lo penal es un avance.
h. Crear una instancia nacional y pública que vigile y controle que a ningún miembro de nuestro país se le vulneren sus derechos humanos.
i. Se hace necesario superar la indigencia, la extrema pobreza y la pobreza dura. Que existan diferencias económicas y de ingresos es normal en una sociedad plural. No a la pobreza.

4. Ciudades amigables.
Una sociedad desarrollada implica calidad de vida. Para ello, vivir en ciudades amigables es fundamental.  Toda ciudad del Chile desarrollado debe generar oportunidades educacionales, laborales y profesionales para sus miembros. Esta situación no debe fomentar la migración hacia la capital. No se trata de impedir movimientos migratorios al interior del país; al contrario, hay que impedir que la capital crezca demográficamente como lo vemos hoy. Ello implica:

a. Transporte público eficiente sobre la bases de no demorarse dos horas diarias en ir  y volver del trabajo. No andar en micros ni metro llenos de pasajeros.
b. Calles sin tacos que sólo generan agresividad.
c. Ciudades con parques, árboles y muchas áreas verdes.
d. Río Mapocho navegable.
e. Impulso de ciclo vías.
f. Centros culturales y deportivos.
g. Descentralización urbana; sobre todo, la zona metropolitana.
h. Implementar ciudades (capitales regionales y provinciales) bien implementadas desde el punto de vista económico, cultural, educacional, comunicacional  y tecnológico.
i. Fomentar ciudades ubicadas estratégicamente que se conviertan en plataforma de negocios para países de América Latina siendo puente entre el Asia-Pacífico y esas economías.

5. Demografía para el desarrollo
Este punto tiene relación con ciudades amigables. No me parece fomentar la fecundidad del país para fine económico-productivos. No podemos pensar en aumentar la población del país con el fin de generar una economía más fuerte; en la dirección, de aumentar la fuerza de trabajo y fortalecer el mercado interno. Sin embargo, me parece que la política migratoria hacia afuera y hacia adentro debe considerar:

a. Fomentar una política migratoria interna que impida que la capital siga su actual ritmo de expansión. Hay que estimular hacia otras ciudades. Para ello, es clave la generación de ciudades amigables y bien implementadas que no obliguen a que sus habitantes busquen mejores oportunidades.
b. Política migratoria hacia nuestro país de puertas abiertas. No sólo trabajo para los migrantes, sino también educación y emprendimientos.

6. Reforma Tributaria
La economía chilena tiene que seguir creciendo. Estamos de acuerdo, no obstante, que hay que distribuir de manera más justa e igualitaria la riqueza socialmente producida. Para construir la sociedad que se está diseñando en estos diálogos se requiere que el Estado tenga y recaude mucho dinero.

En las economías neoliberales en la que el mercado atrae al mercado y el dinero al dinero es necesario, por tanto, re-distribuir desde el Estado la riqueza socialmente producida. En ese contexto “un nuevo pacto fiscal” es fundamental para financiera todas las tareas que desde el Estado hay que impulsar para lograr y consolidar el desarrollo.

Nadie pone en duda que hay que seguir creciendo. Sin embargo, hay que distribuir de manera más solidaria, justa e igualitaria. Eso, no lo hará el mercado ni sus gestores. Ni tampoco, las remuneraciones subirán tanto como para lograr la meta del desarrollo. En efecto, es el Estado en el contexto de un amplio acuerdo nacional el que debe asumir esa tarea. El país y el Estado necesitan muchos recursos para impulsar ese magno objetivo.

La actividad económica que es la que generara los recursos para el desarrollo tiene que adquirir un rostro humano. No sólo se necesita “más economía”, sino también “mejor economía”. Más crecimiento y mejores salarios; más economía y un trato laboral digno y equitativo. Una economía con esas características debe avanzar hacia:

a. Mejores salarios.
b. Trato laboral digno y equitativo.
c. Negociación colectiva.
d. Aumentar niveles de productividad hombre-hora.
e. Capacitación laboral permanente.
f. Sistema financiero más regulado.
g. Protección amplia a los consumidores.
h. Impulso y financiamiento a la micro, pequeña y mediana empresa. Capacitación y créditos.

7. Energías Renovables
El mundo avanza de manera inexorable y sin retorno hacia las energías limpias y renovables. Se transita hacia una economía verde. La política energética del país para el 2030 debe empezar a diseñarse e implementarse hoy. Los pilares de la energía verde en Chile se construye sobe la base de los siguientes puntos:

a. Reducir la huella del carbono de nuestra economía; sobre todo, de los productos de exportación.
b. Impulsar la independencia energética.
c. Fomentar la eficacia energética.
d. Generar energía a bajo costo.
e. Toda política pública de energía debe considerar como elemento fundamental el medio ambiente y la biodiversidad.
f. Impulsar las energías renovables no convencionales. La energía eólica, geotérmica, solar y mareomotriz son claves para el desarrollo futuro del país.
g. La energía nuclear es inviable a corto y mediano plazo. No obstante, hay que fomentar el conocimiento sobre sus usos e implicancias. Hay que preparar inteligencia nuclear.
h. La economía a base de combustibles fósiles esta en sus etapas terminales. En esa dirección hay que parar la generación termoeléctrica de energía.
i. La energía hidroeléctrica es debe transitar de la grandes centrales hacia centrales de pasada de menor tamaño. Ello no sólo reducirá los impactos negativos sobre el medio ambiente, sino también generara más competencia en el mercado eléctrico.

PALABRAS FINALES.
Chile 2030 es un proyecto de país que está en proceso de construcción y definición. Como proyecto de país es, a la vez, un proyecto político. Es el sueño de un Chile mejor. Sin embargo, también es la base de un programa de gobierno.

No veo otro horizonte que el documento Chile 2030 se convierta en una plataforma política que sea una “carta de navegación” que oriente la acción política de un partido, coalición o federación. No me parece que se trata de un ejercicio intelectual sin vocación de poder. Este hecho, plantea otros desafíos que en su oportunidad se harán evidentes y serán objeto de debate.

En este esfuerzo de creación colectiva han quedado pendiente algunos puntos y temas que me parecen son importante de mencionar y que en el Chile 2030 no se han mencionado. Entre ellos, identifico. En esta ocasión sólo los identifico; para, en otra ocasión profundizar en ellos.

a. Revolución en la salud pública
En este punto es fundamental impulsar una salud pública de calidad y de amplia cobertura. Este aspecto puede estar relacionado con el tema migratorio y fomentar el ingreso al sistema de facultativos de otros países que puedan eliminar la falta de profesionales especialista en el sector.

Hay que invertir en infraestructura muy fuertemente. Tecnología y arquitectura-diseño. El Auge hay que reforzarlo. Me parece muy importante impulsar las farmacias públicas que ayuden a reducir el precio de los remedios. Mayor competencia.

b. Medio ambiente
Tres puntos me parecen relevantes. Política nacional de recursos hídricos en que las aguas de Chile –incluido, los glaciares- tengan rango constitucional y vuelvan al control del Estado. En segundo lugar, protección de los recursos naturales, entre ellos, los recursos pesqueros, forestales y mineros. Tercero, Protección de la biodiversidad. Identificar zonas y convertirlas en patrimonio ambiental.

c. Alimentación.
Que se impulse una política nacional de alimentación sana. Esto podría fortalecer la agricultura nacional (frutas, verduras y cereales). Seguir impulsando a Chile como potencia alimentaria. Y limitar la alimentación transgénica. 

Entre el pragmatismo y los sueños. Comentarios al "Chile 2030"

Abril-2011

1. INTRODUCIÓN
Este texto es una invitación a reflexionar y debatir el Chile de hoy y del futuro de manera colectiva. Es una provocación política e intelectual que no quiero ni puedo dejar pasar. Han pasado algunos días desde su aparición pública; no sólo el ex Presidente ha seguido la reflexión, sino también han aparecido innumerables comentarios, respuestas, dudas, críticas y profundizaciones. La invitación ha sido recogida y el diálogo ciudadano 2.0 ha sido amplio y exitoso. El propio Lagos refuerza la idea al afirmar –algunos días después de iniciado este debate- “que estamos trabajando en una hoja de ruta que incluye no solo seguir dinamizando este intercambio virtual, sino que permita abrir la conversación en encuentros presenciales a lo largo del país. Todo con el fin de asegurar la mayor participación ciudadana en este proceso y poder en un futuro cercano presentar una segunda versión del documento con una autoría genuinamente colectiva”. Bien. Avancemos.


La derrota político-electoral de la Concertación en la última presidencial ha generado la necesidad estratégica y política de repensar Chile. El País del futuro se piensa y se define hoy. Toda fuerza política tiene vocación de poder. La Concertación no es ajena a esa situación. Alejada del ejecutivo y de la racionalidad de Estado ha llegado el momento de re-fundarse aprendiendo del pasado (con sus errores y agotamientos) y mirando el horizonte del futuro.

Para volver a ser gobierno y conformar una mayoría político-social no sólo hay que identificar errores, dejar personalismos, redefinir liderazgos, re-encantar y seducir a las mayorías, generar confianzas y credibilidad, sino también construir un programa de gobierno y un proyecto de país. Ese es, sin duda, el contexto en que surge la propuesta-invitación de Ricardo Lagos. El mismo lo dice cuando afirma que hay que hacer “los cambios necesarios para sentar las bases de ese futuro”;  agregando más adelante que “en los últimos 20 años creamos bases sólidas para enfrentar los desafíos de hoy, desafíos que, claramente, no son los de ayer… Es el momento de cambiar de mirada… (y definir)… una carta de navegación”.

La pregunta sobre la que se sostiene esta “propuesta en construcción” es por el “tipo de sociedad que queremos construir en Chile durante los próximos veinte años”. La respuesta que da Lagos es que él quiere un Chile desarrollado en el 2030. Para eso, hace circular públicamente su documento-propuesta. En esa dirección y contexto nos invita a “pensar colectivamente, a recoger los aportes de la ciudadanía en cuestiones que afectarán dramáticamente nuestro futuro como sociedad”.

La respuesta que Lagos nos propone a esas preguntas e inquietudes del presente con vistas al futuro se expresa en los siete desafíos del documento-invitación. Lagos pregunta ¿cuáles son los desafíos que debemos enfrentar para alcanzar esa situación?, ¿dónde deberíamos poner nuestra mirada?, ¿qué sociedad queremos construir?

Una vez que se ha definido el Chile que queremos surge la política y la vocación de poder. En efecto, para lograr plasmar esas ideas bases para un programa de gobierno y un proyecto de país hay que actuar en el terreno de la política; más bien, de la lucha política. De ese modo, la propuesta de los siete desafíos queda completa.

En la unidad pensamiento y acción se entiende el “Chile 2030”. Las propuestas e ideas de país necesitan una fuerza política que las materialice y haga realidad. Para Lagos la política hay que entenderla “como la capacidad de construir acuerdos de largo plazo en beneficio del país, es clave para el éxito de cualquier empresa colectiva”. ¿En qué fuerza política está pensando Lagos?

2. BASES DE LA PROPUESTA
Si la reflexión tiene como objetivo entregar propuestas para un Chile desarrollado, es evidente que la primera referencia tiene relación con entender y/o conceptualizar lo que entendemos o el texto entiende por “país desarrollado”.  Para Lagos un país desarrollado es “el que ha alcanzado un ingreso por habitante de 20 mil dólares por año”. Finalmente, son los indicadores económico-sociales los que muestran si se ha llegado o no a esa situación.

En función de ello, Chile en los próximos diez o doce años será un país desarrollado. En nuestro país “están dadas las condiciones económicas para lograr ese objetivo”.

Para lograr ese objetivo es fundamental el crecimiento económico. Sin embargo, esa condición no es suficiente en una segunda etapa. A mi entender no lo ha sido nunca. El mercado genera más mercado y el dinero-capital sigue la utilidad. La distribución siempre ha quedado huérfana. Han sido los Estados los que por medio de políticas “de bienestar” han logrado mejoras en la distribución de la riqueza socialmente producida. Además, el per cápita es sólo un promedio estadístico; de hecho, se puede dar un promedio de cinco cuando en un extremo tenemos 9 y en el otro 1. El ejemplo es simple. Sin embargo, ilustra cómo el per cápita es una medida ilusoria y que no da cuenta de lo que ocurre “realmente” en el ámbito de la distribución. Es, por tanto, una medida aliada del crecimiento. La lógica del crecimiento es genera riqueza. Nada dice, sobre cómo esa riqueza se distribuye entre los miembros de la sociedad.

Chile hoy tiene un per cápita que sobrepasa levemente los diez mil dólares. Sin embargo, no olvidemos que más de la mitad de Chile tiene ingresos que no llegan a los mil dólares. ¿De qué estamos hablando? El per cápita es una medida que engaña y distorsiona el análisis.

Estamos de acuerdo, por tanto, en que “el crecimiento en sí… no basta” para ser un país desarrollado con altos niveles de inclusión social. Hay, sin duda, que generar políticas distributivas. En esa dirección no sólo hay que implementarlas –en el contexto de políticas públicas redistributivas- para ser hacia el 2030 un país desarrollado, sino también hay que definirlas en el marco de un programa de gobierno y en un proyecto de país. El mismo Lagos pegunta: ¿qué tipo de distribución de ingreso quiere tener la sociedad chilena si aspiramos a ser un país desarrollado en los próximos 10 o 12 años. ¿Queremos realmente convertirnos en una sociedad más igualitaria? Es una pregunta fundamental en este pensar el Chile del 2030. 

Lagos muestra que el crecimiento no es suficiente al afirmar que “por primera vez, constatamos que en los 30 países más ricos del mundo el crecimiento de la economía ya no implica, necesariamente, una mejora en los indicadores sociales, de salud o de educación” o en cualquier otro indicador que se analice como esperanza de vida o índice de felicidad.

En esa dirección, plantea la hipótesis de que “la relación directa entre crecimiento económico y mejoramiento en los indicadores sociales es nítida en las primeras etapas de desarrollo, pero una vez que se alcanza el límite de 20 mil dólares de ingreso anual por habitante, lo central pasa a ser la distribución del ingreso. Es la distribución del ingreso la que explica los avances y retrocesos de los países ricos, no el ingreso por sí mismo”. De ese modo, “los indicadores mejoran en relación directa con el aumento del ingreso por habitante hasta el umbral de los 20 mil dólares”.

Llegado ese momento los indicadores de mejora social se agotan o empiezan a  subir de manera lenta o muy lenta. Son otros, los elementos que empiezan a ser relevantes para aumentar y consolidar el bienestar social. En efecto, “a medida que nos acercamos a la barrera de los 20 mil dólares por habitante, será la distribución de ingresos la que incida con mayor fuerza sobre los indicadores de salud, educación y esperanza de vida, entre otros”.

Como una forma de fundamentar estas ideas, Lagos entrega algunos antecedentes que no me convencen. Dice que los “países más igualitarios del mundo desarrollado tienen menos homicidios por cada 10 mil habitantes que otros países más desiguales; países más igualitarios tienen un menor porcentaje de la población en prisiones, exhiben un menor consumo de drogas y, en general, tienen mayores oportunidades de vida que los países más desiguales”.

Las anteriores reflexiones teóricas y empíricas sobre la relación crecimiento, distribución y desarrollo también las hace en el contexto de Chile.

Los primero que afirma y lo que está muy relacionado con el crecimiento es que entre “1990 y 2010, la pobreza se redujo desde un 40% a un 11% o 15% de la población según el indicador que se use para medirla (el de Naciones Unidas o el del gobierno)”. Del mismo modo, “mejoró… la distribución de ingreso, en tanto el 20% más rico tiene un ingreso promedio 14 veces mayor que el ingreso promedio del 20% más pobre. Sin embargo, gracias a una política social destinada a focalizar el gasto en los grupos de ingreso más bajos, esta desigualdad se reduce a 7,8 veces”.

Como vemos un crecimiento intervenido. El crecimiento no basta por sí mismo nunca. Lagos lo ratifica cuando recuerda que “gracias precisamente a la política social, ha sido posible mejorar la distribución del ingreso exclusivamente por la vía de subsidios a los más pobres”. Hay que seguir avanzando y profundizando la distribución dice Lagos. Por ello, “en esta nueva etapa… (hay que)…, entender que un nuevo pacto fiscal resulta indispensable para mejorar la distribución del ingreso y aumentar, simultáneamente, los ingresos del Estado, de modo de satisfacer la creciente demanda de bienes públicos de una sociedad que aún no ha alcanzado el desarrollo”. De este modo, “este nuevo pacto fiscal debe implicar una reforma tributaria profunda, que permita, ahora sí, mejorar la distribución de ingresos después de impuestos”.

En el contexto del Chile que nos plantea Lagos este “pacto fiscal” es una de las ideas fuertes de un futuro programa de gobierno y proyecto país; sobre todo, si se quiere avanzar hacia un país desarrollado.

3. SIETE DESAFÍOS ESTRATÉGICOS PARA EL DESARROLLO
La primera parte del documento estaba centrada en la relación entre crecimiento, desarrollo e igualdad. Hasta ese momento, me parecía un texto muy económico en el sentido de que el desarrollo se definía a partir de una determinada cantidad de ingreso per cápita. En efecto, un país desarrollado era aquél que alcanzaba los 20 mil dólares. A su vez, ese desarrollo se expresa en distintos indicadores sociales de bienestar como esperanza de vida, índice de felicidad, de delincuencia, de mortalidad infantil, de educación y salud, etc.

La hipótesis que fundaba ese análisis es que esos indicadores suben y mejoran rápida y constantemente a medida que el ingreso per cápita de una sociedad se acerca a los 20 mil dólares. Llegado, a  ese umbral esos indicadores se estancan o avanzan muy lentamente. Desde ese momento se requieren otras condiciones para avanzar o fundar una sociedad desarrollada. Ellas, no son ni deben ser sólo económicas.

No basta el crecimiento económico e ilimitado para ser modernos y/o desarrollados. Tampoco, es útil pensar el desarrollo desde el dinero y el per cápita. Quizás, sea la realidad y el pragmatismo político lo que nos obliga a seguir con esas formas de pensar y construir mundos mejores. Del mismo modo, la distribución desde arriba -desde la política pública- es una forma de enmendar la desigualdad estructural que genera el capitalismo.

Para Lagos las condiciones para llegar a esos 20 mil dólares en los próximos años son favorables y casi seguras. Sin embargo, ese hecho implica para lograr el sueño del desarrollo “enfrentar al menos siete desafíos en los próximos veinte años”.

 1. Democracia 2.0 
El primer desafío es político. Desde la política se generan las condiciones para avanzar y consolidar el desarrollo.  Es más, es un elemento fundamental para pensar el desarrollo no sólo desde lo económico. En efecto, desde la política no sólo se mejora la distribución de la riqueza, sino también se avanza hacia una sociedad más democrática, inclusiva y participativa. La democracia debe pasar de la representación a la participación.

En esa dirección, Lagos afirma que “sin más y mejor democracia las posibilidades de abordar los otros seis desafíos se reducen drásticamente”. Una sociedad desarrollada no sólo es aquélla con un per cápita de 20 mil dólares, sino también en la que hay una “la ampliación creciente de las libertades, de las posibilidades y de los derechos de las personas”. De ese modo, en un país desarrollado no sólo hay más riqueza material, sino también más libertad, posibilidades y derechos. Para ello, “la democracia debe cambiar sus prácticas, tener legitimidad política y valor ético ante los ciudadanos”.

Para lograr esos objetivo (el del desarrollo político) hay que “abordar dos tareas”. En primer lugar, cambiar el sistema electoral binominal, establecer la inscripción automática y  el voto obligatorio.

En segundo lugar, permitir o generar las condiciones para que “los ciudadanos generan los contenidos” de la política. La red 2.0 permite profundizar la democracia que “continua, más allá de las elecciones”. La tecnología de las comunicaciones permitirá (ya lo está haciendo) que “gobiernos y partidos, ciudadanos y militantes, podrán intercambiar opiniones y consultarse cotidianamente. Será otra forma de hacer política”.

 2. De la gradualidad a la revolución en educación 
En las sociedades capitalistas la educación es un elemento de movilidad social fundamental. En la actualidad hay dos formas de salir de la pobreza; la educación y el emprendimiento.

Un país desarrollo se construye en el plano educacional sobre la base de oportunidades para todos y calidad educacional. Oportunidades y calidad están íntimamente relacionadas. En efecto, Lagos nos dice que “por igualdad de oportunidades entendemos la posibilidad de acceder a educación de calidad más allá de la capacidad de pago”.

Chile avanzado mucho en esa dirección. Sin embargo, para lograr el desarrollo “es la gran batalla que debemos seguir dando”; sobre “aumentando la calidad de esta educación pública”. Desde ese sitio la igualdad de oportunidades va ser una realidad.

 3. Avanzar a una sociedad de garantías y obligaciones 
Esto me parece fundamental en una sociedad desarrollada. Este tipo de sociedad requiere “asegurar las garantías fundamentales para que todas las personas tengan acceso equitativo a las oportunidades de progreso y de protección social… Una sociedad que establezca un límite de calidad de vida bajo el cual ninguna persona debería vivir…Esto es construir una sociedad de garantías”. En este ámbito se requieren garantías en salud (que se avanzó con el Auge), vivienda, educación y  justicia, etc.
  
4. Chile nodo y las mejores ciudades para vivir 
Chile para lograr el desarrollo no sólo necesita ciudades amigables, sino también que muchas de sus ciudades se conviertan en motores del desarrollo en la perspectiva de que el Pacífico es el nuevo eje de la economía mundial.

No es amigable una ciudad en la que un trabajador común se demora dos horas al día en ir y volver de su trabajo. No es amigable, una ciudad con altos índices de contaminación ambiental. No es amigable una ciudad sin árboles. No es amigable una ciudad agresiva. La lista podría ser muy larga. Un país desarrollado requiere de ciudades amigables y diseñadas para un alto nivel de calidad de vida.

A la vez, las ciudades de Chile deben estar preparadas para convertirse en focos y bases para el desarrollo económico “desde el punto de vista material, financiero, logístico, etcétera”. Y ello, no sólo para fortalecer las propias ciudades, sino también ser plataforma para otros países del mundo. En esa dirección, “Chile debe ser el país donde se instale el gran puerto del Pacífico en el sur de Sudamérica”.  En efecto, “Chile enfrentado al Pacífico, está hoy en la primera fila de la platea de la historia, y no podemos dejar pasar la oportunidad. Es clave mejorar conectividad, infraestructura y servicios financieros”.

 5. La población como motor del desarrollo 
Para ser desarrollado y potencia mundial nuestro país “debe centrar su crecimiento con más población”. La tasa de fecundidad en Chile es baja generando con ello un aumento poblacional negativo;  por tanto, Chile “necesita poblar…  y  crecer social y económicamente”.  

Este me parece uno de los aspectos más novedosos del Chile 2030. En este punto Lagos quiere abrir un debate. “Ha llegado el momento de debatir el tema… tengo una mirada positiva al respecto y me parece importante, al menos, iniciar la discusión”.

Relacionado con el tema poblacional está la cuestión migratoria. Mientras “Chile tenga una economía más avanzada que la de sus países vecinos, la inmigración se mantendrá”. Y en ese contexto “es necesario pensar en una política migratoria que ponga su mirada en el futuro y nos permita relacionarnos mejor con nuestros vecinos”.

Estas temáticas también nos vinculan con los pueblos originarios. Esta diversidad “étnica y cultural… nos enriquece”.

Debatir en torno a aumentar nuestra tasa de fecundidad, implementar una política migratoria inclusiva y amigable son temas que surgen como consecuencia del desarrollo económico de Chile. 

6. Crecer quebrando la tendencia en la distribución de ingreso
El desafío seis se convierte en un pilar clave no sólo para alcanzar el desarrollo, sino también para consolidarlo y profundizarlo. Hemos visto que “crecer no basta para alcanzar el desarrollo”.  Por tanto, hay que distribuir el ingreso de una manera más igualitaria reduciendo lo más posible (desde el punto de vista técnico y político) la brecha existente entre el ingreso del primer y quinto quintil. Los gobiernos de la Concertación bajaron esa distancia de 14 a 7,8 veces.

Insiste Lagos “porque se ha avanzado tanto en reducir la pobreza, ahora hay que avanzar en la distribución del ingreso”.   Debemos concordar un nuevo pacto fiscal orientado al crecimiento con igualdad. Me pregunto, ¿cuál es la nueva meta-aspiración?


Sin duda, estos cambios dependen –como todo lo que se ha expuesto en este documento- de “una decisión política” que implica grandes acuerdos nacionales. En efecto, se requieren decisiones y condiciones política para implementar un programa fiscal que tenga como horizonte engordar las arcas fiscales y desde ahí impulsar acciones re-distributivas que permiten avanzar hacia el desarrollo.

El Chile de hoy tiene una política impositiva extraña a lo que pasa en el mundo desarrollado. En esa dirección Lagos afirma que “no hay países desarrollados que tengan un nivel de presión tributaria sobre el producto del orden del 18%, como es el caso de Chile, o del 23% si se consideran otras contribuciones sociales de carácter provisional y/o peajes en las carreteras. No hay países desarrollados en donde el impuesto a las utilidades de las empresas se calcule sobre la base de utilidades retiradas y no sobre las utilidades devengadas”.

El nuevo pacto fiscal es la base político-económica sobre la que se construye el Chile 2030 y las políticas públicas que harán de Chile un país desarrollado.

Para lograr estos recursos Chile debe seguir creciendo. Eso, es incuestionable. Lo que hay que hacer es distribuir de manera más igualitaria la expansión económica. Para el objetivo de seguir creciendo Lagos plantea “una mejor economía… que implica, al menos, otras tres tarea”.

1. Poner las políticas laborales en el centro del desarrollo económico y no diseñarlas en función de las “políticas monetarias”. En ese sentido, no sólo hay que aumentar la fuerza de trabajo y reducir la tasa de desempleo, sino también el empleo de ser eficiente y mejorar su productividad y de ese modo reducir “la brecha de productividad entre sectores de la economía y entre empresas de distinto tamaño”.

2. “Agregar valor a nuestras exportaciones”. En esa dirección hay que dar “un fuerte impulso a los instrumentos para innovar y mejorar competitividad… Sin innovación tecnológica y sin inversión en ciencia y tecnología, el desarrollo no es posible… ¿Se podría comenzar agregando valor a las exportaciones de cobre refinándolo en Chile?

3. Impulsar “las áreas de actividad económica que deben privilegiarse a partir de las ventajas comparativas de que goza Chile… Más que escoger burocráticamente qué áreas privilegiar, se trata de definir los incentivos necesarios para que el sector privado pueda desarrollar nuevos campos de expansión de su actividad con vistas al largo plazo, identificando las demandas de la economía global hacia los próximos 20 o 30 años… está claro que un país con el mercado de Chile tendrá que pensar siempre en las actividades vinculadas a la exportación. En esta área, las biotecnologías jugarán un papel importante”.

 7. Chile, potencia en energías renovables
No cabe duda, de que el mundo avanza inexorablemente hacia energías limpias y  renovables. Es un tránsito sin retorno. No sólo debido a que el planeta no puede seguir aumentado sus emisiones de CO2 y como consecuencia la temperatura del planeta (cambio climático), sino también porque la los insumos básicos de la economía moderna y desarrollada se están agotando y presionando al alza sus precios.

Hay que agregar a esto que Chile es un país extremadamente dependiente de la energía mundial. Ellos, hace que la energía que consumimos para uso doméstico y productivo no sólo es cada vez más escasa, sino también más cara. De hecho, Chile tiene hoy la “electricidad más cara de América Latina, lo cual obviamente es un gran obstáculo para la competitividad”. No olvidemos que nuestro país es el que más aumentado sus emisiones durante los último años.


La huella del carbono hará que cada día la energía a base de combustibles fósiles sea más cara.  Hacia el 2030 nuestros productos no tendrán ninguna capacidad competitiva si presentan una huella de carbono alta. “Por ello, la huella de carbono estará en el centro del debate y del comercio internacional en los próximos años, y va a ser la carta de presentación de todas las exportaciones”.

Chile necesita, en primer lugar, independencia energética. Segundo, impulsar la eficiencia energética y tercero, reducir los costos de la energía.

Al mismo tiempo debemos “estar a la vanguardia de la lucha contra el calentamiento global, disminuyendo las emisiones de carbono y otros gases de efecto invernadero”.

A mi entender, las necesidades energéticas de Chile se resuelven impulsando fuertemente las energías renovables no convencionales (ERNC). Se dice, que es caro. Es un argumento común. Sin embargo, las inversiones público-privadas hay que hacerlas hoy. Cada día que pasa será más caro; y no, por los costos asociados a la magnitud de esos proyectos, sino por el hecho de que nuestros productos en diez o 20 años más no tendrán valor en el mercado mundial debido a que ha sido producidos con un alto nivel de carbono. Su huella será muy alta. Esos productos, nadie los va comprar por caros e ilegítimos.

Chile tiene ventajas comparativas significativas para implementar las ERNC. Entre ellas, presentan gran potencial la eólica, la geotérmica y la solar. A esto, hay que agregar la energía mareomotriz.

Las energía generada a basa de hidrocarburos deben ser erradicas de la manera más rápida posible teniendo en cuenta la viabilidad económica, técnica y política. No más termoeléctricas.

Respecto de la Energía Nuclear, las posibilidades a corto y mediano plazo son inviables. Sin embargo, me parece que el debate es necesario. Es más, hay que preparar inteligencia con el fin de generar conocimientos en relación a un tema científico de gran importancia estratégica.

Finalmente, en relación a la energía hidroeléctrica hay que evaluar la posibilidad de implementar centrales en la perspectiva de cuidar el medio ambiente y la biodiversidad. Ello implica, por tanto, privilegiar proyectos con centrales hidroeléctricas de pasada con bajo potencial de generación; es decir, impulsar proyectos de mini–micro centrales.


Si bien la reflexión se ha escrito intentando desarrollar un diálogo con el ex mandatario, mis conclusiones y aportes finales pueden verse en el siguiente enlace : "Comentarios y aportes al Chile 2030 de Lagos"